Hoy es día 6 de Noviembre del 2023.

La ONU declara que hoy es el día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados.

En estos momentos que atravesamos de guerras y conflictos por los ideales o creencias fruto de la ignorancia de la humanidad, podemos hacer un alto en nuestro camino y parar a respirar.

Si creo que no puedo ayudar colectivamente ante las atrocidades que estamos viviendo o no sé cómo hacerlo, puedo empezar con este acto pequeño y de apariencia insignificante.

Me puedo detener un instante y metafóricamente visualizar cómo me permito dejar a un lado mis propias armas de destrucción también. La impaciencia, la desesperación, la incertidumbre, la ira, la tristeza y mis propios deseos o preferencias, ver cómo me uno a este día de Prevención de la Explotación del Medio Ambiente ante los ojos de mis propios conflictos.

Reflexiono cómo y de qué manera estoy dejando de ver, sentir o escuchar y sobre todo de respetar al medio ambiente, a la madre tierra y la forma en que me relaciono con ella.

Y si soy conciente de ello, no sólo podré darme cuenta de cómo me comunico con la naturaleza, sino que podré darme cuenta que existe también otro medio ambiente que me rodea y no estoy siendo cuidadoso con él, como: el medio ambiente que hay en casa, con la familia, el trabajo, los amigos o vecinos. Me puedo dar cuenta que el medio ambiente que me rodea a mí mismo en mi día a día, debo cuidarlo tanto como a la madre tierra.

Cuando me detengo un instante me puedo dar cuenta de la raíz profunda de muchos de mis conflictos y de que el medio ambiente que me rodea, a veces puede estar explotado por los conflictos de los demás colectivamente y los míos propios individualmente.

Parar y respirar puede darme un espacio para que pueda ser conciente de que puedo generar una energía verde de plena conciencia y así restablecer o deshacer aquellas cosas o pensamientos que hacen que mi medio ambiente esté viciado. Es como si fuera que me invito a salir o apartarme de inhalar el humo que voy generando yo mismo con mi propio cigarrillo y el que generan los demás con sus cigarrillos a mi alrededor.

Y así con esta nueva energía puedo ir caminando de una manera diferente por el medio ambiente que me rodea y así compartir y aportar un nuevo aroma al mundo que deseo ver, escuchar y sentir con la humanidad. Y con esta pequeña acción estoy aportando a mi sistema individual y colectivo, es decir al mundo, la energía bendita de la liberación de la explotación del medio ambiente.

Me detengo, respiro y cuido el medio ambiente que me rodea. Esa es mi nueva tarea aquí y ahora en este día, por los siglos de los siglos y en la eternidad. Amén 

Reflexiones al amanecer. AMR Ángeles & Gelen

Te invito a dejar y compartir tu comentario o semilla en el apartado que hay más abajo, de cómo haces para dejar tus armas y ser conciente de tu medio ambiente ante la guerra o conflictos que estamos viviendo a nivel individual y colectivo. Gracias. Juntos al Servicio de la Vida.