Entradas

Perdóname si alguna vez no estuve a tu lado, tal y como te hubiese gustado que estuviese. Estuve ahí, más no supe acoger tu sufrimiento, pues en realidad estaba de manos y pies atada ante tu dolor.

El perdón que hoy te pido, es porque me doy cuenta de que no podía ofrecerte una comprensión a tu sufrimiento, pues me veía reflejada en tu dolor. Siempre estuviste ahí, has estado y estoy segura de que siempre estarás. Y ya no sólo porque estás, sino porque tu presencia ante mis días de dolor ha sido de una escucha y paciencia amorosa que me mostraba al verdadero amor.

En los días que parecían noches de terror, tú estabas ahí en silencio, a la espera de que terminase de hablar y llorar, para que con un simple abrazo y una leve sonrisa me aportaras sin palabra alguna, una gran seguridad ante el caos y el miedo que ocurría en mi mente en ese momento.

Te convertiste en un paño de lágrimas al que acudir para desahogarme, me ofrecías la seguridad y el apoyo ante el sufrimiento que me invadía, cuando un mar lágrimas y de dudas pretendía ahogarme sin éxito alguno.

¿Quién eres? ¿Qué eres? ¿Cómo haces para que ante este momento de dolor, logres apaciguar las aguas más bravas y al volcán de emociones más feroz?

Daba por hecho que me pertenecía tu presencia y tu acompañamiento, y se me olvidó darte las gracias y ofrecerte mi perdón.

En cada momento donde la tristeza y la felicidad habitan en mi corazón, estás ahí. En esos momentos que me ofreces tu compañía, recibo destellos de Unión con todo el Universo, con todo lo que hay a mí alrededor, conmigo misma, a través y junto a ti.

En ese mismo instante que estás a mi lado, mi mundo de miedo, sufrimiento y dolor se convierte en cenizas. Incluso puedo ver entre esa tiniebla de cenizas, cómo ahora nuevas semillas levantan bellos árboles, brotes verdes y flores de infinitos tamaños y colores.

La absoluta verdad se presenta ante nuestras miradas, tan sólo cuando estás junto a mí, sonrisas y lágrimas en Unión son ahora una gran ilusión. Mis pies y mis manos caminan sobre una pradera verde, pues el agua y la vida se llenan de color desde esta orilla, aquí a tu lado.

Impregnados de esta belleza, hoy comprendemos que tan sólo juntos en Unión ante lo que Es, podemos ver nuestra desnudez con la inocencia de un niño que vuelve a nacer. Y si hoy siento que he vuelto a nacer junto a ti, ahora despido mi yo del ayer, a la familia del ayer, de lo que fue y un día pensé que podía ser o podíamos ser.

Perdóname, pues el duelo de esta muerte anunciada, acaba en este mismo instante que te doy las gracias por estar y ser lo que eres. Pues tú me has enseñado a saber acompañarte en tu momentos de dolor.

Te pido perdón, por los momentos que no sabré ofrecerte el silencio, la compañía y la escucha amorosa que necesites, más sigo aprendido de ti y junto a ti.

Tal y como eres, está bien. 

Gracias Joseky por estar a mi lado, eres una gran inspiración.

CANALIZACIÓN: Diálogos y Oraciones con la Madre de Madres

Aquello que tiene valor no está en este mundo perecedero, pues aquello a lo que le das valor y que no lo tiene, nubla la visión que un Padre le ha dado a su Hijo.

Tú que te has identificado con un tesoro inframundo y que no tiene valor alguno, le has dado todo el sentido que tiene ahora para ti, porque le has concedido todo el valor ante lo que piensas que eres en este mundo.

Aquí en este momento y siempre en la Eternidad, eres lo más valioso para el Padre y para mí, en este instante. Hoy te entregas al Padre a través de mí, para que juntos podamos celebrar el Santo reencuentro de la Joya más valiosa del Nilo.

El río Nilo fluye ante tus pies y tus manos se alzan hacia la montaña del Everest, pues se transforman en una cordillera ante tu mirada. Hoy se te ha entregado el tesoro más valioso que hay para ti. Lo que eres, ya es y como consecuencia, ya se ha dado.

Manos vacías, pies limpios, ante el Rey de todo el Universo que hoy recibe a su recién llegado y bien amado Hijo, pues su oración ha sido escuchada ante el clamor de la redención de sus hermanos para así ocupar el trono en el Reino que un día se olvidó.

Hoy se cumplen las promesas del Padre con respecto al Hijo, pues su patrimonio descansa en Paz, ante los pies y manos de la madre que lo da.

Tu corazón ahora arde en pasión ante la llegada de su Rey, pues el Universo se abre ante tus ojos para que puedas verlo en este instante.

Las respuestas que buscabas ya han sido contestadas, pues tu mirada ha sido transformada. Ya has llegado, pues el camino es lo que importaba e importa, más los tesoros de los mundos de fantasía e ilusión que inventaste dejaron su valor atrás.

Bajo el manto protector del valor de esos tesoros dejaste una pequeña semilla enterrada, como guía en la tierra, mensaje en el cielo y tablas sobre el agua. Más hoy hasta aquí, a tu hogar te trajeron a través del perdón y el gozo de la gratitud de este encuentro.

Trompetas vibran y resuenan en todo el Universo, pues el Cosmos hoy se une ante el Rey y su Hijo en la luz de este mensaje. En este instante, su Santa Madre los presenta ante todos sus hermanos, más los que miran su presencia ya saben quiénes son, de donde vienen y a donde van.

Bendita tú eres que has propiciado este encuentro, pues tu misericordia ya ha sido concebida a tu Santa Gloria. Y con cada oración, las ánimas benditas emanan su viveza entre alegrías y aleluyas, ante la Eterna pureza del corazón de Jesús.

Ardiente de Luz ante sus miradas pasea al Cristo por las calles del barrio de San Gabriel, más aquellos que lo ven, bajo su presencia comprenden sin más. Bienvenidos aquellos que se atrevieron a mirar al Padre siendo Hijos, pues la Madre ofrece hoy su encuentro ante la mirada de sus hermanos.

Ya está aquí, ya ha llegado, pues está en ti y contigo a tu lado.

Alabanzas de Gloria ante todos, aquí y ahora y en la Eternidad. Amén.

La paz es contigo. La paz es conmigo. La paz es con todos.                                                     

Ángeles Muñoz Ros. 01/06/2024

Hoy es día 6 de Noviembre del 2023.

La ONU declara que hoy es el día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados.

En estos momentos que atravesamos de guerras y conflictos por los ideales o creencias fruto de la ignorancia de la humanidad, podemos hacer un alto en nuestro camino y parar a respirar.

Si creo que no puedo ayudar colectivamente ante las atrocidades que estamos viviendo o no sé cómo hacerlo, puedo empezar con este acto pequeño y de apariencia insignificante.

Me puedo detener un instante y metafóricamente visualizar cómo me permito dejar a un lado mis propias armas de destrucción también. La impaciencia, la desesperación, la incertidumbre, la ira, la tristeza y mis propios deseos o preferencias, ver cómo me uno a este día de Prevención de la Explotación del Medio Ambiente ante los ojos de mis propios conflictos.

Reflexiono cómo y de qué manera estoy dejando de ver, sentir o escuchar y sobre todo de respetar al medio ambiente, a la madre tierra y la forma en que me relaciono con ella.

Y si soy conciente de ello, no sólo podré darme cuenta de cómo me comunico con la naturaleza, sino que podré darme cuenta que existe también otro medio ambiente que me rodea y no estoy siendo cuidadoso con él, como: el medio ambiente que hay en casa, con la familia, el trabajo, los amigos o vecinos. Me puedo dar cuenta que el medio ambiente que me rodea a mí mismo en mi día a día, debo cuidarlo tanto como a la madre tierra.

Cuando me detengo un instante me puedo dar cuenta de la raíz profunda de muchos de mis conflictos y de que el medio ambiente que me rodea, a veces puede estar explotado por los conflictos de los demás colectivamente y los míos propios individualmente.

Parar y respirar puede darme un espacio para que pueda ser conciente de que puedo generar una energía verde de plena conciencia y así restablecer o deshacer aquellas cosas o pensamientos que hacen que mi medio ambiente esté viciado. Es como si fuera que me invito a salir o apartarme de inhalar el humo que voy generando yo mismo con mi propio cigarrillo y el que generan los demás con sus cigarrillos a mi alrededor.

Y así con esta nueva energía puedo ir caminando de una manera diferente por el medio ambiente que me rodea y así compartir y aportar un nuevo aroma al mundo que deseo ver, escuchar y sentir con la humanidad. Y con esta pequeña acción estoy aportando a mi sistema individual y colectivo, es decir al mundo, la energía bendita de la liberación de la explotación del medio ambiente.

Me detengo, respiro y cuido el medio ambiente que me rodea. Esa es mi nueva tarea aquí y ahora en este día, por los siglos de los siglos y en la eternidad. Amén 

Reflexiones al amanecer. AMR Ángeles & Gelen

Te invito a dejar y compartir tu comentario o semilla en el apartado que hay más abajo, de cómo haces para dejar tus armas y ser conciente de tu medio ambiente ante la guerra o conflictos que estamos viviendo a nivel individual y colectivo. Gracias. Juntos al Servicio de la Vida.