CANALIZACIÓN: Diálogos y Oraciones con la Madre de Madres

Aquello que tiene valor no está en este mundo perecedero, pues aquello a lo que le das valor y que no lo tiene, nubla la visión que un Padre le ha dado a su Hijo.

Tú que te has identificado con un tesoro inframundo y que no tiene valor alguno, le has dado todo el sentido que tiene ahora para ti, porque le has concedido todo el valor ante lo que piensas que eres en este mundo.

Aquí en este momento y siempre en la Eternidad, eres lo más valioso para el Padre y para mí, en este instante. Hoy te entregas al Padre a través de mí, para que juntos podamos celebrar el Santo reencuentro de la Joya más valiosa del Nilo.

El río Nilo fluye ante tus pies y tus manos se alzan hacia la montaña del Everest, pues se transforman en una cordillera ante tu mirada. Hoy se te ha entregado el tesoro más valioso que hay para ti. Lo que eres, ya es y como consecuencia, ya se ha dado.

Manos vacías, pies limpios, ante el Rey de todo el Universo que hoy recibe a su recién llegado y bien amado Hijo, pues su oración ha sido escuchada ante el clamor de la redención de sus hermanos para así ocupar el trono en el Reino que un día se olvidó.

Hoy se cumplen las promesas del Padre con respecto al Hijo, pues su patrimonio descansa en Paz, ante los pies y manos de la madre que lo da.

Tu corazón ahora arde en pasión ante la llegada de su Rey, pues el Universo se abre ante tus ojos para que puedas verlo en este instante.

Las respuestas que buscabas ya han sido contestadas, pues tu mirada ha sido transformada. Ya has llegado, pues el camino es lo que importaba e importa, más los tesoros de los mundos de fantasía e ilusión que inventaste dejaron su valor atrás.

Bajo el manto protector del valor de esos tesoros dejaste una pequeña semilla enterrada, como guía en la tierra, mensaje en el cielo y tablas sobre el agua. Más hoy hasta aquí, a tu hogar te trajeron a través del perdón y el gozo de la gratitud de este encuentro.

Trompetas vibran y resuenan en todo el Universo, pues el Cosmos hoy se une ante el Rey y su Hijo en la luz de este mensaje. En este instante, su Santa Madre los presenta ante todos sus hermanos, más los que miran su presencia ya saben quiénes son, de donde vienen y a donde van.

Bendita tú eres que has propiciado este encuentro, pues tu misericordia ya ha sido concebida a tu Santa Gloria. Y con cada oración, las ánimas benditas emanan su viveza entre alegrías y aleluyas, ante la Eterna pureza del corazón de Jesús.

Ardiente de Luz ante sus miradas pasea al Cristo por las calles del barrio de San Gabriel, más aquellos que lo ven, bajo su presencia comprenden sin más. Bienvenidos aquellos que se atrevieron a mirar al Padre siendo Hijos, pues la Madre ofrece hoy su encuentro ante la mirada de sus hermanos.

Ya está aquí, ya ha llegado, pues está en ti y contigo a tu lado.

Alabanzas de Gloria ante todos, aquí y ahora y en la Eternidad. Amén.

La paz es contigo. La paz es conmigo. La paz es con todos.                                                     

Ángeles Muñoz Ros. 01/06/2024